The Last Thing He Told Me

Desde hacía mucho quería leer The Last Thing He Told Me y finalmente lo pedí prestado en la biblioteca pública de Basalt (Colorado), cerca de donde vivo. Como también saqué otros miles de libros prestados, cuando llegó la hora de devolverlos, no había terminado de leer esta novela. Tuve que hacerlo en 48 horas y déjenme decirles una cosa: no me costó. Y no porque tenga superpoderes lectores o me jacte de ser una bibliófila voraz, sino porque la obra está escrita de un modo muy dinámico, da mucho lugar al suspenso, y eso hizo que en dos noches me la terminara de un saque.

¿Quién más aprovecha, como yo, a leer en ese preámbulo de nuestra adultez que se da entre que acostamos a los chicos, y nos vamos nosotros a dormir? Últimamente siento que en esas dos horitas hago de todo.

Volviendo a la novela de Laura Dave; no quiero spoilear, solo decir que así como disfruté su desarrollo, el final me costó un poco más. No porque haya pretendido algo rosa o edulcorado, sino porque me pareció que algunas acciones, algunos personajes, no son del todo verosímiles.

El personaje más redondo, en mi opinión, es Hannah, la protagonista. Conocemos sus miedos, deseos, dudas y cavilaciones durante toda la novela, y es difícil no empatizar.

En resumen: más allá de algunos reparos, disfruté mucho de la lectura de esta novela, y te la recomiendo.

Y ahora, para cerrar, el libro tiene una premisa que me interesa debatir con vos: "TODOS TENEMOS HISTORIAS QUE NO CONTAMOS JAMÁS". ¿Qué opinás?

PD: AppleTV prepara una serie basada en el libro que va a ser protagonizada por Julia Roberts